Cómo tratar la piel atópica en bebés.

Si notas que tu bebé tiene una zona de su cuerpo en la que la piel es un poco más seca y usualmente está enrojecida, puede que esté sufriendo de piel atópica

Para despejar todas tus dudas te hemos traído este post de nuestro blog, en el que te diremos todo lo que necesitas saber acerca de esta afección más común de lo que muchos creen.

¿Qué es la piel atópica?

La piel atópica, también conocida como dermatitis atópica, es una condición cutánea que puede afectar a uno de cada cinco bebés.

Por lo general, esta enfermedad aparece por primera vez antes de que el bebé tenga dos años. 

La buena noticia es que la mayoría de los niños que sufren de piel atópica la dejarán por completo en el pasado al crecer, siendo completamente imperceptible durante la niñez y la adolescencia.

¿Cómo saber si mi bebé sufre de piel atópica?

Los síntomas de la piel atópica en bebés son piel seca, con picazón, roja y agrietada, que a veces puede exudar líquido e incluso llegar a sangrar.

Debes saber que las áreas más afectadas en los bebés son las manos, la cara, el cuello, los codos y la parte posterior de las rodillas.

A pesar de no ser una enfermedad complicada, es importante que sea tratada apropiadamente.

Además, debes tener en cuenta que el hecho de que tu bebé tenga piel atópica significa que la barrera de la piel no funciona tan bien como debería, lo que la hace más seca. 

Así que su piel será más propensa a las infecciones, y los alérgenos podrán entrar en la piel más fácilmente, lo que aún puede empeorar la condición.

¿Cuál es la causa de la piel atópica en bebés?

No se sabe con seguridad qué causa la piel atópica en los bebés, pero sí se sabe que los genes pueden desempeñar un papel importante en este sentido.

Los brotes de piel atópica a veces pueden ser provocados por la irritación de la piel causada por productos químicos, como los detergentes en baños de burbujas, champús, polvos de lavado y suavizantes de telas.

¿Cómo tratar la piel atópica de mi bebé?

Es necesario que sepas que la piel atópica no se puede curar, pero se puede controlar con los tratamientos adecuados. 

La hidratación de la piel de tu bebé junto con el jabón adecuado es crucial para prevenir los brotes. 

Todos los niños necesitan usar grandes cantidades de crema humectante varias veces al día, incluso si no hay brotes de dermatitis atópica presentes. Es muy importante tratar la piel atópica durante todas las épocas del año para así poder disminuir el uso cremas con corticoides, ya que todas ellas tienen algunos efectos adversos.

Te has subscrito satisfactoriamente.